domingo, 19 de octubre de 2014

Hello, sun in my face.



    Un domingo de otoño. Salimos a pasear temprano por el monte de Cosa. La dureza del querido paisaje nos regala de pronto colores y sabores inesperados: una amapola perdida en medio del camino; el violeta del azafrán, guardando su oro rojo, y el otro rojo profundo, el de los escaramujos. Luego el dulzor de las moras y las acerolas. Y las copas de los árboles que a veces se resisten a perder su verde, pero acaban doblegándose al otoño, y anaranjean, y amarillean dóciles. Los campos dorados del verano son ahora grises, o marrones, y el trigo que se cosechó deja ver ahora la tierra fértil y satisfecha. La naturaleza parece aceptar gustosa que se acerca una época de silencio y recogimiento.

El sol es esta mañana todavía fuerte y nos quema la cara, y al llegar al río -que milagrosamente sigue vivo a pesar de la sequía- nos descalzamos y lo cruzamos deleitándonos en el frescor vigorizante del agua. Coco bebe y luego se resguarda en la sombra de las encinas.

Sólo silencio, naturaleza y calma, mientras recorremos los caminos lenta y plácidamente.
Y, siempre, tácito, nuestro agradecimiento por este regalo de la naturaleza. Por estar vivos y poder sentirnos parte de ella.

Resuenan en mí todo el tiempo los versos de Mary Oliver, la mejor poeta de la naturaleza:

"Hello, sun in my face. Hello you who made the morning and spread it over the fields... Watch now, how I start the day in happiness, in kindness."
 









2 comentarios:

  1. Hola, Ana!! Hoy he decidido hacer como en los viejos tiempos y recorrer los blogs amigos con calma, dispuesta a leer, ver y escuchar...y he tenido premio! Había visto las fotos en facebook (maravillosas), pero he encontrado tu texto y ha sido una alegría. No me doy cuenta de cuánto echo de menos las cosas hasta que me doy de narices con ellas. Así que aquí me tienes, recorriendo los campos de Cosa con el sol en mi cara mientras Loreena Mackennit canta en mi oído :-) GRACIAS.
    Espero que sigas escribiendo, en el blog, en una hoja de apuntes, en un servilleta, en la arena...
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias amiga. Yo seguiré escribiendo siempre. Qué alegría que hayas pasado por aquí. Besos.

    ResponderEliminar